Como cristiano: ¿Cuál debería ser mi posición ante el Halloween?

halloween

La respuesta a esta pregunta debe ser consistente con la definición actual del Halloween.

En el siglo XVIII esta tradición pagana se originó con el antiguo festival celta de Samhain, donde la gente encendía hogueras y vestía disfraces para protegerse de los fantasmas.

En la actualidad muchos adoradores de lo oculto y del reino de las tinieblas, usan la fecha en la que se celebraba esta festividad (31 de Octubre) para practicar con mayor fervor sus cultos satánicos, he interactuar de manera más devota con el reino de Satanás.

Actualmente tenemos otro grupo de personas que simplemente usan la fecha como una excusa para el entretenimiento y la diversión, donde los padres acompañan a sus hijos a pedir dulces en las casas, donde algunos se disfrazan como parte de la diversión, otros hacen fiestas de disfraces, donde incluso concursan por el mejor disfraz.

De la misma forma que la definición del cristianismo bíblico puede variar de persona a persona y de región a región, lo mismo ocurre con la definición del Halloween, un satánico lo definirá de una forma, un Celta del siglo XVIII lo definiría de otra, y un papá o mamá que se divierte disfrazando a sus hijos para que estos obtengas dulces gratis lo definirá de otra muy distinta a los otros dos. 

El problema radica en la motivación de nuestro corazón, la fecha al final del día es lo que menos importa, de la misma forma que lo que menos importa es el día exacto en que nació Jesús, lo que en realidad importa y tiene gran relevancia para nuestras vidas es que Jesús el Hijo de Dios nació con un propósito.

El corazón humano tiene el potencial de cometer los actos más horrendos y demoniacos aun metidos dentro de una iglesia cristiana, más horrendos aun de lo que pasa con el corazón de un papa que definió el Halloween como el día del año donde la diversión, el entretenimiento, y el tiempo en familia pidiendo dulces gratis junto a sus hijos, es la motivación detrás de todo esto.

En lo personal soy pastor y he participado con mis hijos de esta celebración del Halloween con la única intención y motivación de mi corazón de acompañar a mis hijos, disfrazarlos de algo que desde mi perspectiva es gracioso, y pedir dulces, juntos lo disfrutamos como familia, y mis hijos lo esperan con emoción año con año.

En lugar de satanizar la fecha como muchos religiosos lo hacen, la ocupo para hablarles a mis hijos de algo más horrible que los disfraces más horrendos que el hombre se pudiera inventar, esto es el pecado que mora en sus corazones, para instruirlos sobre la realidad del reino de las tinieblas y de cómo en un contexto real, satanás perdería todos los concursos de disfraces en las fiestas de Halloween, ya que él se disfraza  como angel de luz según la palabra de Dios, ya que su objetivo es engañar, matar y destruir. Los ataques demoniacos de satanás no vienen con disfraces motivamos por la diversión, tampoco vienen con la actividad de obtener dulces gratis cuando usamos la frase de “dulces o travesuras”, “trick or treat” en el inglés, o “pedir calaverita” en México. Sino más bien Santanas entra a las iglesias, usa a sus ministros que tienen apariencia de piedad, lobos disfrazados de ovejas que tuerce la doctrina para desviar a los hombres de la verdad, para que muchos se pierdan y nunca encuentren esperanza en el evangelio que salva las almas de la muerte y la destrucción.

Corintios 11:14  “14 Y no es de extrañar, pues aun Satanás se disfraza como ángel de luz.”

El problema de no entender que Satanás es muchísimo más astuto como para usar el Halloween como su estrategia para plantar engaño, mentira, y confusión en los corazones de la personas, ha hecho que nos enfoquemos en condenar cosas tan simples como pedir dulces y disfrazarse, en vez de mirar el verdadero problema.

Un profesante del cristianismo que se mete a la iglesia con falsas doctrinas y que anima a otros a creerlas, es más aliado de satanás que el satánico que de manera obvia está al servicio de satanás y hace rituales satánicos de manera muy intencional el 31 de Octubre. La Iglesia de Dios se espanta tanto de los que celebran el Halloween, pero en contraste no está alerta en detectar a aquellos que tuercen la doctrina con sus disfraces de piedad dentro de la congregación.

El problema no tiene que ver en lo absoluto con las fechas, tiene que ver con el corazón, y como mi corazón se desvía o no de la verdad, usando el Halloween o no, entrando a un templo satánico para ofrecer un ritual a satanás, o entrando a una iglesia cristiana adorando a un dios falso que se inventó mi mente, pero que no se encuentra revelado en la palabra de Dios.

Es cuando he entendido que la idolatría y el satanismo tiene que ver con las motivaciones de mi corazón que voy a dejar de ver el Halloween como la fecha donde se desata el mal, y en su lugar voy a comenzar a pensar de manera bíblica para reconocer que el peor de los males y ritos idolatras salen de los corazones de aquellos que no han entendido que el corazón del problema es el problema del corazón.

Un corazón que solo puede ser transformado por el mensaje de salvación que Jesús ofrece en su persona, el evangelio que nos dice que nuestros corazones son idolatras, por naturaleza inclinados al reino de las tinieblas y en necesidad de redención, corazones en necesidad de transformación de lo alto, corazones que necesitan reconocer que en esencia son malos, y que lo único que puede curar ese problema es la sangre de Jesús que los limpia, corazones que necesitan que el sacrificio de Jesús los transforme, cuando entendemos que Jesús murió en una cruz para desarmar a las potestades demoniacas y triunfar sobre ellas.

Colosenses 2:14-15

“14 habiendo cancelado el documento de deuda que consistía en decretos contra nosotros y que nos era adverso, y lo ha quitado de en medio, clavándolo en la cruz. 15 Y habiendo despojado a los poderes y autoridades, hizo de ellos un espectáculo público, triunfando sobre ellos por medio de El.”

Jesús resucito al tercer día para demostrar que la tumba no lo pudo contener, que la muerte no tenía poder sobre su persona, y que su sacrificio en la cruz fue acepto ante su Padre celestial.

Solo el mensaje de la cruz derrumba todo argumento en contra de nuestros corazones malvados, solo los corazones de los hombres que confían en el sacrificio de Cristo en la cruz podrán ser salvos, restaurados, y transformados a la imagen de aquel que los salvo del abismo en el que se encontraban.

Como cristianos deberíamos estar buscando redimir la fecha del Halloween y buscar formas en las que con sabiduría y sin caer en el pecado, podamos ser la sal y la luz que Jesús esperaba de aquellos que compró a precio de sangre, deberíamos querer hablar con un satánico para ayudarle a entender que Jesús ya venció a satanás en la cruz, para convencerle de que sus rituales satánicos no hacen al reino de las tinieblas más poderoso. Deberíamos de buscar formas de usar la diversión y los disfraces para hablar a nuestros vecinos, y aun a nuestras propias familias de que la maldad que pudiera representar el disfraz más horrendo, no se compara con la maldad que sale de los corazones de los hombres, misma por la cual tuvo que morir el hijo de Dios para perdonarlos.

Como cristianos deberíamos estar alertas y dispuestos a entablar conversaciones que se prestan por motivo de la celebración del Halloween, para que podamos compartir a otros de la necesidad que tienen de Cristo, para que sean salvos de una eternidad en el infierno, donde según la palabra de Dios serán atormentados todos aquellos que no doblaron sus rodillas a Jesús, y experimentaran un fuego eterno que nunca se apaga, donde será el llorar y el crujir de dientes.

Como cristianos deberíamos de enfocarnos en la proclamación del evangelio, el mensaje que trae poder de Dios para salvar, y que es de primera importancia, en vez de juzgar a los hombres por que celebran una fecha, donde la mayoría lo hace por diversión, y lo único que buscan es entretenimiento, deberíamos ayudarles a entender que la maldad más horrenda y digna de la ira de Dios mora en sus corazones, los cuales puedes ser transformados cuando creemos en el sacrificio de Cristo en la cruz.

Como cristianos deberíamos estar más atentos de la doctrina para poder identificar a aquellos que pervierten el mensaje de la cruz con religiosidad, y que quieren que nos enfoquemos en las obras muertas de justicia que nos dan una apariencia de piedad, para desviarnos de la salvación que es por fe y no por obras para que nadie se gloríe, que es por fe y no por pedir o no dulces en Halloween, que es por gracia y no porque me puse o no un disfraz que no le llega ni a los talones a la verdadera apariencia de un demonio.

Como cristianos deberíamos de ser los primeros en abrir la puerta de nuestro hogar para dar la bienvenida a los niños con una sonrisa en el rostro, deberíamos dar los mejores dulces demostrando así aprecio y generosidad a las personas, deberíamos estar abiertos a las conversaciones que esta actividad nos pueda traer cuando un niño viene con sus papas a pedirnos dulces. Deberíamos de orar para que Dios nos abra puertas que nos permitan conectar con las personas, para así poderles compartir el evangelio. Deberíamos estar dispuestos a pisar terrenos sin importar si seremos juzgados por los religiosos en nuestro intento de amar a las almas, después de todo eso fue lo que Jesús nos modelo cuando convivía con recaudadores de impuestos, prostitutas, y pecadores.

Cristiano, te invito a abandonar tus trincheras en estas fechas donde muchos celebran el Halloween, y en su lugar sal a las calles, haz preguntas inteligentes y compasivas a aquellos que piden dulces y se disfrazan, y ora a Dios para que te abra una puerta y así puedas en amor hablarles de la esperanza de vida eterna que se encuentra en el evangelio de Jesús, para que muchos sean salvos, y sea removida la ceguera espiritual de sus vidas que hace que muchos busquen placer en lo terrenal en vez de buscarlo en Dios.

Omar Soto
Pastor de la Iglesia Vertical CDMX